El trabajo de los diseñadores es el de cultivar y afirmar su identidad creativa y confrontarla con el mundo real de la industria de la moda para así crear una colección original, acorde a las tendencias actuales.